domingo, 4 de octubre de 2015

Protegemos las plantas y reciclamos.

En el blog amarillo, verde azul, nos proponen una simpática, sencilla y original forma de reutilizar botellas y garrafas de plástico para proteger aquellas plantas que tengamos en ventanas y balcones y que están más expuestas a los rigores invernales. Se trata de fabricar un pequeño invernadero casero reciclado recortando la parte inferior del envase -lo que coloquialmente solemos llamar “el culo de la botella”- para quedarnos con la parte superior, con forma de campana. Esta parte la fijaremos en la tierra del tiesto, jardinera o del jardín, sin olvidarnos de quitar el tapón para que la planta, ya protegida del viento y del frío, pueda respirar. Es importante también que la botella sea translúcida para que reciba toda la luz del sol posible y no le impida realizar correctamente la fotosíntesis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada